Hummus Sapiens

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

Un brunch en el Bristol Bar (Madrid)

Son muchos los que reniegan de la gastronomía estadounidense, pero lo queramos o no, se apunta un tanto tras otro. Si en los 50 fue la Coca-Cola y la goma de mascar, en los 80 las hamburguesas, los perritos y unas pizzas nada napolitanas, con el cambio de siglo parece que ha llegado el turno de los cupcakes y el brunch. Por favor, antes de que me tachéis de rojo antimperialista, leed la entrada hasta el final, porque aunque algunos de estos platos se alejen bastante de lo gastronómicamente aceptable, ciertas modas culinarias han llegado para quedarse, y creo que el brunch se encuentra entre éstas.

Cereales, tostadas, yogur, café, zumo de naranja....

Cereales, tostadas, yogur, café, zumo de naranja….

Tanto la palabra brunch como el propio concepto nacen de la contracción de breakfast –desayuno- y lunch –almuerzo-, ya que se sirve en un horario intermedio como sustitutivo de ambos. Tradicionalmente se ofrecía a los feligreses a la salida del servicio dominical, como pude comprobar el verano que recorrí la costa este de EE.UU. No asistí a ninguno de esos velatorios con mesas repletas de manjares, pero está claro que allí retienen a los fieles por el estómago. A pesar de los piadosos orígenes del brunch, aquí le auguro especial éxito entre los más canallas, porque sus principales adeptos son los trasnochadores que al levantarse mediada la mañana quieren continuar con la fiesta para despedir el fin de semana. ¿O acaso no habéis amanecido algún domingo más allá de las doce con un agujero en el estómago y la duda de si desayunar opíparamente o esperar al cocidito de la abuela?.

El comedor Churchill del Bristol Bar

El comedor Churchill del Bristol Bar

Si lo pensáis bien, el brunch no deja de ser una versión anglosajona de nuestro dominical aperitivo. A fin de cuentas, éste también tiene un origen religioso, ¿o no nació para celebrar el final de la misa y la alegría de que se acerca el banquete de la semana? De hecho, y aunque suene fatalista o exagerado, el éxito interclasista del brunch entre la bohemia y el pijerío madrileño me hacen temer por la suerte de nuestro aperitivo. Reíros, reíros, pero si os pasáis alguna mañana de domingo por La Latina u otro barrio de tapeo veréis que cada vez se comienza y finaliza más tarde. Y es que el pitido de inicio ya no lo da el “podéis ir en paz”, sino la alarma del móvil que nos comunica que en media hora nos esperan en la barra los colegas. Al abuelete de barrio castizo no va a haber quien le quite su vermú, pero ya veremos si con los años no empiezan a vaciarse los bares de parroquianos en dirección a los gastrobares que ofrezcan brunch.

Huevos benedictine con salmón ahumado

Huevos benedictine con salmón ahumado

Para que cuando llegue ese momento pueda presumir de ser cliente de toda la vida, este fin de semana he ido a probar el brunch del Bristol Bar, uno de los locales más británicos de Madrid. El Reino Unido fue el primer país europeo donde desembarcó, así que no es extraño que lo incluya en su oferta. Y es que este local hace las veces de cafetería, restaurante y coctelería en función de la hora y el día. Quien venga buscando un pub se equivoca, porque tanto la estética como la clientela son más propios de la city londinense que de la campiña inglesa. Destaca el comedor Churchill, donde elementos tan retro como el retrato del premier o el escudo británico conviven con una decoración vanguardista.

Bajo su mirada se sirve un brunch en el que, afortunadamente, se pueden escoger los famosos huevos benedictine. Se trata de huevos pochados cubiertos con salsa holandesa, que en Estados Unidos son imprescindibles en cualquier brunch. Aquí los presentan sobre pan de brioche, y son junto con la versión que incluye salmón ahumado, lo mejor de un brunch por lo demás bastante plano. Se recomienda finalizar con un Bloody Mary, costumbre que últimamente se impone al otro lado del Atlántico y que, por ser el Bristol Bar una coctelería, es más que aconsejable. Ya sea conviviendo o desplazando al aperitivo, demos una cordial bienvenida al brunch, porque hay pocas formas mejores de finalizar la semana.

Bloody Mary, un gran fin de fiesta

Bloody Mary, un gran fin de fiesta

Comida: Bien.
Comedor e instalaciones: Notable.
Servicio: Bien.
Ambiente: Notable.
Precio medio: Menú diario, 11,90€ – 15,65€; Brunch, 24,50€; A la carta, 25-40€.

Bristol Bar
C/ Almirante, 20 (Madrid); teléfono 91.522.45.68.
www.bristolbar.es

Anuncios

4 comentarios el “Un brunch en el Bristol Bar (Madrid)

  1. Pingback: Bristol Bar: Todo un clásico Brit Style | Chic and Cheap Madrid

  2. Tluth Jhalavar
    1 febrero, 2013

    No se si realmente está ahi para quedarse.

    No es un problema de la comida. Yo fui al del Café Olivier y estaba buena (más que dignos croissants, hipercalórica orgía de benedictines y hamburguesa correcta), Es un problema de compatibilidad con el ideario español.

    Plantea dos problemas.

    a) Y el alcohol ¿donde?
    b) ¿Me estas diciendo en serio que no hay alcohol?

    Por no hablar de, ¿y ahora qué?. Demasiado pesado para seguir comiendo, demasiado pronto para hincharme a copas.

    Voto por la continuidad del almuerzo (al de alimentarme y muer de me muero de hambre y zo de zodiac o zoquete, al gusto), sus cañitas de después. su camida luenga y sus tertulias de larga duración y voces de timbre elevado.

    Y miro con inquietud las dificiultades de adaptación a los nuevos vientos. Cuando te haces mayor, se coge frío con más facilidad.

    En fin…

    • Hummus Sapiens
      14 febrero, 2013

      Interesante aportación, Tluth. Únicamente, déjame precisar dos cosas. Si lo que te preocupa es el apartado alcóholico, recuerda que puedes terminar tu brunch con un Bloody Mary u otro cóctel análogo. En cuanto al horario, el esquema desayuno-almuerzo-cena dominical está en desventaja con el de brunch-cena si viene bien precedido de una larga noche fiestera. ¿O es que lo que verdaderamente temes es perder el cocidito de los domingos en casa de mamá? Parece mejor plan para quienes se hacen mayores y ven cogen frío con más facilidad.

  3. Carol
    1 febrero, 2013

    Me gusta la gastronomía estadounidense porque no tienen una gastronomía propia, si no que es una mezcla cultural de las gastronomías de otros muchos lugares del mundo, y a pesar de la idea equivocada que mucha gente tiene, va mucho más allá de la hamburguesa y del perrito caliente (que por cierto, yo tampoco le hago ascos a una buena hamburguesita o perrito caseros)..

    El caso es que adoro el bruch, me parece un homenaje que uno debe darse de vez en cuando, si en España acostumbramos a desayunar mal, ¿que menos que empezar educándonos con un Brunch los Domingos?

    ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 enero, 2013 por en Madrid y etiquetada con , , , .

Categorías

enero 2013
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

El Jardín de Punt

Nuestra guía de Restaurantes

La Gastrorredactora

Periodista y copywriter especializada en gastronomía y restauración

ConDosCucharas.com

Recetas de cocina, aprende a cocinar paso a paso.

The Language of Food

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

Hummus Sapiens

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

Entre libros y pucheros

Blog sobre Historia de la gastronomía, la cocina y la alimentación

La Barriga del Glotón

“Comer y respirar es lo único que hacemos desde que nacemos” (Ferran Adriá)

La lente gastronómica

Más allá de la fotografía gastronómica. Reacciones, creaciones y recreaciones

Artecisoria's Blog

Comer, beber, qué placer

tiroalplato

Acertar donde comer

Mi Culinaria

Blog sobre el arte de guisar en nuestro pequeño planeta. Cocina internacional de los cinco continentes.

Un lugar donde comer bien con presupuesto ajustado

Restaurantes económicos de calidad en Madrid, recetas, artículos y mucho más

Gastronoming

Cocina, recetas, vino, gastronomía, bebidas, ingredientes, uvas, alimentos...

Natalia Penchas

Cocina y fotografía

Xabi Likes Chocolate

Cocina y repostería saludable, fotografía y más.

Jorge Gutiérrez

Fotografía

A %d blogueros les gusta esto: